Francia ha alertado de los riesgos a largo plazo para los niños que recibieron altas dosis del tratamiento durante su infancia